VALORES FUNDAMENTALES

Nuestra misión es colaborar para que las personas afectadas por el consumo de sustancias o que se encuentran en riesgo de consumirlas puedan mejorar su calidad de vida y no depender del alcohol y otras drogas

Aquí presentamos algunos de los valores más importantes que impulsa nuestra asociación:

La formación de Recursos Humanos promueve las técnicas efectivas de prevención y asistencia de las adicciones. Contar con personal idóneo permite que los efectores mejoren sus prácticas y jerarquicen una profesión que atiende problemáticas complejas que pueden derivar en consecuencias graves.

La prevención es la mejor estrategia. Asumimos que prevenir es la herramienta más eficaz para reducir el riesgo de un consumo problemático y lograr que las personas puedan disfrutar de una vida más saludable. Las investigaciones demuestran que cuanto más se retrasa el inicio en el consumo de sustancias, menores son las probabilidades de desarrollar una adicción en el futuro. El objetivo de la prevención es retrasar o evitar por completo el consumo de alcohol y otras drogas.

La prevención genera cambios perdurables. La conformación de equipos técnicos y programas científicamente validados generan beneficios extraordinarios. La prevención requiere de intervenciones adecuadas acorde a la edad, el entorno familiar y social y las necesidades personales de cada individuo.

Informar sobre la ciencia de las adicciones es nuestro objetivo. La divulgación del conocimiento científico de la etiología de las adicciones y su recuperación, y de los principios efectivos de la prevención son una necesidad y demanda creciente de la sociedad.

La investigación es necesaria para cambiar la realidad. La investigación es indispensable para reconocer las “necesidades sentidas” por la comunidad. Comprender su historia, fortalezas y vicisitudes es esencial para contribuir en la transformación de su realidad.

Cualquier adicto al alcohol u otras drogas puede mejorar. La adicción es una problemática que puede tratarse de manera efectiva, independientemente de la sustancia que se consuma y del deterioro que la persona haya sufrido.

La abstinencia es posible. Las personas pueden vivir su vida de manera plena sin necesidad de consumir sustancias. Los adictos pueden recuperar su salud física y mental y perder el deseo de consumir alcohol u otras drogas.

Promovemos la inserción laboral y educativa temprana. Fomentamos que nuestros beneficiarios asuman sus responsabilidades en todas las áreas de sus vidas y participen en el trabajo, la educación y el voluntariado. Instamos a que ocupen su tiempo de manera útil y productiva.

La recuperación requiere apoyo a largo plazo. Nuestros programas se basan en el acompañamiento en el tiempo y todos los servicios de ÍNTEGRA se construyen en torno a la creación de relaciones duraderas con cada persona que asistimos.

El trabajo con la comunidad es necesario para la recuperación. Debemos colaborar para que el usuario de sustancias se reinserte de manera exitosa en su medio logrando una vida plena sin recaer en el consumo.

La ayuda debe estar presente donde más se la necesita. Nuestros equipos territoriales trabajan en zonas de alta vulnerabilidad, conociendo la problemática de los vecinos desde ellos mismos, diseñando y proponiendo estrategias de afrontamiento y haciendo especial hincapié en el empoderamiento de la comunidad.